Objetivos educativos

redes Eratostenes curso 18 19

Todas las estaciones del año tienen su encanto, y el comienzo de cada una de ellas tiene su particular significado. El otoño llega con la ilusión de un nuevo curso, el invierno con la Navidad y la lotería, el verano llega con las ansiadas vacaciones, y la primavera… La primavera es en sí “la llegada”.

La llegada del buen tiempo, de los días más largos, con más horas de luz, la llegada de la explosión de colores en la naturaleza, y para los alumnos de Matemáticas de 4º de la E.S.O. todo ello va acompañado de la participación en un proyecto que recrea el experimento que realizó hace más de 2.000 años el gran Eratóstenes y que le permitió medir con un margen de error muy pequeño el perímetro, nada más y nada menos, que de la Tierra. Y nada más y nada menos es lo que han realizado nuestros alumnos. El proyecto propone la reproducción de la experiencia de Eratóstenes en el equinoccio de primavera (en el hemisferio norte, otoño en el sur), día en el que el eje de rotación de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol, por lo que éstos caen verticalmente sobre el ecuador.

Así, nuestros alumnos del último curso de Secundaria, que este año han comenzado su paseo por esa extraordinaria área matemática que es la trigonometría, bajaron a la hora del mediodía solar al patio del colegio con utensilios sencillos como palos y cintas métricas, y lograron algo grande ¡determinar con un error no muy elevado el radio de la Tierra! Según los resultados obtenidos por los diferentes grupos nos movemos sobre la superficie de un planeta que se adentra hacia el centro entre 6.165 y 6.633 kilómetros. Comparando estos valores obtenidos con el radio medio real de la Tierra han calculado que el error que han cometido en sus medidas ha estado por debajo del 4% en todos los grupos, siendo en algún caso ¡sólo del 0,5%!

Os dejamos unas fotos del momento en el que se realizaron las medidas.